TP también disponible en www.tierradeperiodistas.com.ar y www.tdp24.com
Lunes 21 de Mayo de 2018 - Edición Nº 5181
Posadas T: 12º H: 89%
Buscador de Noticias
SOCIEDAD
19-03-2018
Adopción ¿Cómo comunico a mi hijo que es adoptado?
El camino de la adopción es un camino largo, que comienza con el anhelo de dos padres por la llegada de su futuro pequeño. Este recorrido no está exento de dificultades, de dudas e incógnitas, pero todo ello se ve recompensado con creces al ver por primera vez la sonrisa de esa criatura al llegar a su nuevo hogar.

 
 


No obstante, a partir de aquí empiezan a surgir otras series de cuestiones. “¿Cuándo tengo que decirle a mi hijo que es adoptado?, ¿Es mejor hacerlo cuando es muy pequeño o esperar a que sea mayor?, Quizás es mejor que no se lo diga nunca…” Todas estas preguntas han rondado por la cabeza de los padres adoptivos, al menos en alguna ocasión. Esto es completamente normal.

Existen estudios que exponen la necesidad de los padres de saber más acerca del proceso de postadopción, siendo de especial importancia el hecho de revelar la adopción al menor. Este es un aspecto que preocupa mucho a los padres y del que debemos conocer más.

Profundicemos un poco en algunas de estas cuestiones
¿Tengo que decirle a mi hijo que es adoptado?
Algunos autores resaltan la idea de que no sería justo para el menor que se le oculte una información tan importante sobre su propia vida. Esto implica tener que mentir al menor en muchas ocasiones; por ejemplo cuando pregunte si él estuvo en la panza de mamá.

La preocupación de mantener esta información oculta, va a suponer un importante desgaste dentro de la familia. Además, implicará también controlar lo que puedan decir terceras personas, puesto que es seguro que amigos y familiares cercanos de los padres, conocerán todo el proceso de adopción, pudiendo decírselo al niño de manera accidental en algún momento.

Incluso puede suceder también, que siendo el niño algo mayor, descubra alguna partida de nacimiento o papel de adopción. Descubrir algo tan importante acerca de su vida de esta forma puede causar en el menor un fuerte impacto. Puede sentirse “engañado y traicionado” por los que él creía sus padres. Puede sentir rabia y desconfianza, llegando a pensar que si sus padres le han mentido en algo como eso, también le han podido mentir en otras cosas.

Siempre será mucho más recomendable que el menor conozca que es adoptado a través de sus propios padres adoptivos, quienes le ayudarán a entender la adopción en términos positivos.

¿Cómo le digo a mi hijo que es adoptado?

Es bueno empezar cuanto antes. Sobre los 3 años de edad es un buen momento para comenzar a introducir el tema. En estos momentos, los niños ya empiezan a fijarse en las mujeres embarazadas y hacerse preguntas acerca de dónde vienen los bebés y si ellos también vienen de la panza de mamá.

Lo recomendable sería ir introduciendo la información lentamente, adaptando el mensaje a las capacidades del nuestro hijo. Por ejemplo, si tu hijo es pequeño, lo mejor es contestar a sus preguntas de una forma muy sencilla. Si pregunta si vino de la panza de mami, es mejor decirle realmente de donde vino.

A medida que vaya creciendo se le pueden ir dando más detalles acerca de cómo te preparaste para su llegada, cómo sentiste la primera vez que lo viste, lo emocionados que estabas cuando le tuviste en brazos por primera vez.

Estos recuerdos cargados de emotividad y positivismo es lo que necesita oír vuestro pequeño. Sentirse querido y deseado desde antes incluso que llegase a vuestro hogar.
Una forma sencilla de explicarles la adopción, es a través del cuento. Los cuentos son una excelente herramienta que facilita la comprensión de ideas complejas a través de una historia sencilla, normalmente cargada de valores positivos.

No debemos ver el tema de la adopción como algo a evitar. Es importante que no nos de miedo hablar sobre ello.
Hablar con naturalidad y cariño del proceso de adopción, facilitará también que el pequeño lo reciba como algo positivo y lo acepte mejor.

Por eso es importante estar abiertos a hablar tantas veces como sea necesario sobre la adopción. A medida que el niño vaya creciendo, y aumente su entendimiento, le irán surgiendo nuevas preguntas e inquietudes, cada vez más complejas, sobre su proceso de adopción. Es importante que estemos dispuestos a contestar todas aquellas dudas, en la medida que nuestro hijo lo vaya necesitando.

Ante todo es muy importante que el niño se sienta deseado, querido y amado por encima de todo. Durante todo el proceso, trataremos el tema desde una postura de ilusión y amor. Explicarle siempre al niño lo “ilusionados que estábamos esperando a que llegase” y lo felices que fuimos cuando vino al mundo, y que gracias a él nos convertimos en una familia llena de felicidad y amor, porque era un niño muy deseado.

¿Y si mi hijo reacciona mal?

Cada menor puede reaccionar de manera diferente al enterarse de que es adoptado, esto dependerá de su madurez y de la edad que tengan. Es posible que en la mente del niño se genere la idea fantástica que de sus padres biológicos los entregaron en adopción porque eran malos. Aparecen sentimientos de abandono, inseguridad y miedo por si los vuelven a abandonar.

Por eso es importante el papel de los padres adoptivos en el proceso de adaptación; hablar de forma natural y positiva sobre la adopción, ayudará a evitar que se consoliden esos miedos e inquietudes.

En el caso de adolescentes, puede ocurrir que aparezca un marcado interés por conocer cosas sobre sus padres biológicos. La adolescencia es una etapa de desarrollo de la personalidad, donde el joven se cuestiona quién es, qué quiere en la vida… Esta confusión propia de esta etapa, añadida a la vivencia de ser adoptado, puede traducirse en un rechazo hacia los padres adoptivos, y una creciente necesidad de conocer a sus padres biológicos.

Los padres adoptivos, pueden responder al adolescente, haciéndole saber que esa reacción es natural, dándoles la información que necesitan saber sobre su familia, con mucho tacto y cariño.

¿Y si digo algo equivocado?

No existe una regla mágica ni tampoco respuestas perfectas. Se trata de un tema que nos afecta a nivel emocional y puede suceder que determinadas preguntas o comentarios de nuestro hijo nos toquen la fibra sensible. Pueden hacernos dudar o sentir dolor. Esto es perfectamente normal. Intenta estar sereno y ser honesto contigo y con tu hijo.

Si creemos que nos hemos confundido en algún momento, siempre se puede rectificar. Sí es importante que intentemos evitar juicios de valor a la hora de hablar sobre los padres biológicos de nuestros hijos. Evitar hacer afirmaciones del tipo “tu madre no te quería” o “tu padre era un alcohólico”, pues este tipo de afirmaciones (aunque puedan ser ciertas) generan en el menor una importante carga emocional, que no le beneficia.

Y por último, al hablar de sus padres biológicos intentemos no usar el término “padres naturales o verdaderos”.

Ser padres es una tarea siempre complicada. No existe una guía perfecta que esconda todas las claves de ser unos buenos padres. No desesperemos, con comprensión, sensatez, honestidad y grandes dosis de amor, haremos un buen trabajo.

Fuente: psicopedia.org
 
Para poder visualizar la impresión es necesario tener instalado el Acrobat Reader ®
Descargelo desde Aquí
 
Descarga Acrobat
Imprimir Nota
 
Tierra de Sociales
Publicidad

Tierra de Periodistas - Cooperativa de Trabajo de Periodistas, Comunicadores Sociales y Auxiliares Técnicos Limitada
Matrícula Nacional Nº 26205 - Matrícula Provincial Nº 555.
..............................................................................................................................................................................
Contacto: redaccion@tierradeperiodistas.com
Tel. (0376) 4424586 - Posadas, Misiones - Argentina.